domingo, 27 de diciembre de 2009

PERDER EL GLAMOR CON ESTILO

* Imagen cortesía de HOLA.com

Stilettos vertiginosísimos, vestidos sumamente largos y faldas tan entubadas que son un reto al equilibrio; han sido, en innumerables ocasiones, artífices de caídas y resbalones; que son a su vez, muestra de que las expertas de las pasarelas son tan humanas y tan falibles como nosotras. Situaciones como ésta, convierten a las modelos de pasarela en modelos de buena actitud, y ¿por qué no? de estrategia para salir con todo estilo, de aquellas situaciones que nos hacen perder el glamour.

Lo admito, hay eventos en la vida que nos hacen perder el balance, en los que quedamos en ridículo y que pueden ser una pesadilla de aún mayores dimensiones si además, nuestra hazaña fue presenciada por un cúmulo de testigos, agravándose todavía más el penoso momento si entre ellos están los suegros, el jefe, el galán que nos trae loc@s o un personaje importante; pero vamos, ¡que nos ha pasado a todos!... ¿Quién no ha sufrido una caída pública, un tacón despegado, una falda voladora a lo Marilyn Monroe, un bikini víctima de la fuerza del océano o el menú del restaurante impreso en el vestido más blanco?... ¡Y qué decir de la escena que pareciera ser parte de la más escalofriante película de terror, donde la protagonista llega a la fiesta y la bruja de la historia trae el mismo vestido!... Entonces, el mundo se le desmorona, se siente frustrada y expuesta al ojo clínico de la cruel concurrencia, olvidándose de que su misión es pasar un rato agradable y que ha ido a ese sitio a divertirse; pero ¿cómo divertirse después de momentos tan desagradables en los que la seguridad en ti mismo ha sido vulnerada?... Aquí te doy cinco pautas facilísimas:

1. Recuerda que: todos somos humanos y por tanto falibles ¡No te exijas tanto!

2. Si has arrancado una sonrisa o mejor aún, una carcajada de tus testigos, probablemente les has alegrado el día; ¡Diviértete tú también y tómalo con humor!

3. Si te lesionaste físicamente durante el percance, no quieras levantarte de un brinco; tómate el tiempo necesario para evitar consecuencias graves y ¡tómatelo con filosofía!

4. Que no te avergüence pedir ayuda, ni aceptarla cuando ha llegado sola.

5. No olvides nunca, que el mejor outfit es la actitud; siéntete seguro de quién eres y disfrútate para poder también disfrutar de cada momento.

Con actitud positiva, buen humor y una sonrisa; la seguridad se apoderará de ti y te acorazará contra la vergüenza destructiva; impidiendo que un percance acabe con la diversión o te impida seguir con tu plan inicial; además sólo con actitud positiva serás capaz de aprender de la experiencia y fortalecer tu seguridad en base a ella; y es justamente esa seguridad, la que te permitirá que en esos momentos en los que se pierde el glamour, tú, mantengas el estilo, haciendo de éste tu sello personal. ¡No te tomes los fallos tan en serio; acéptate y disfrútate; recuerda: ya bien dice el dicho que “lo importante no es caer, sino levantarse” y es tu elección con qué actitud lo haces… no dejes pasar ninguna oportunidad para presentarle al mundo la mejor parte de ti!

* Artículo de mi autoría publicado en la Revista Alejandro Cano Fashion & Lifestyle ed. Diciembre de 2009.

viernes, 18 de diciembre de 2009

lunes, 14 de diciembre de 2009

Diccionario de Estilo: complementos de invierno

* Imagen cortesía de Katmanduaffair.com

En esta ocasión, traigo para tí las diferencias entre los principales complementos utilizados para cubrirnos del frío de manera elegante y para darle ese toque especial a tu outfit:

El fular o Foulard (en francés) es la llamada “bufanda ligera” que en Europa suele usarse durante el verano. Suele ir en tejidos lisos o estampados y su origen es rumano; en este país, las mujeres lo utilizan anudado alrededor del cuello para cargar a sus niños pequeños. Actualmente está muy de moda en todo el mundo y se usa alrededor del cuello dejándolo ligeramente holgado.

Bufanda: Pieza textil rectangular, significativamente más ancha que larga. Las hay en todo tipo de estampados: cuadros, rayas, puntos, dibujos, etc.; y se caracteriza por ser de tejidos espesos: algodón, lana, acrílico; etc. Y su función principal es cubrir el cuello y las vías respiratorias para protegernos del frío; sin embargo, su papel dentro del mundo de la moda es también muy importante.

Palestina: Es un pañuelo de extensión media de tejido ligeramente abierto y que posee un estampado característico a cuadros irregulares, suele ser bicolor en blanco y negro (aunque actualmente se utiliza ya en varias combinaciones) y debe su nombre a su origen Jordano (aunque cabe aclarar, que su nombre real es kufiyya, kafiya). Si se habla de pañuelos palestinos inmediatamente nos viene a la mente la imagen del extinto líder palestino Yasir Arafat que lo portaba en la cabeza; pero, ¿cómo llegó a la moda?... Su origen en el mundo del fashion es muy reciente, se ubica en la pasarela de Balenciaga del Otoño-Invierno 2007; cuando el director creativo de la marca decidió utilizarlo; desde entonces, las calles de todo el mundo se han visto inundadas de esta pieza.

Chal: Pieza femenina más ancha que larga que se lleva sobre los hombros. Suele ser rectangular; aunque es común también encontrarla de forma triangular. Las hay con y sin flecos y usualmente son en tejidos medios (seda, encaje y lanas ligeras); pues cumplen la función de proteger de las temperaturas ligeramente bajas o bien, llevarse como adorno. Su origen se remonta al siglo XVIII y originalmente era portada por los soldados franceses y británicos. Se recomienda llevarlo colgado de los hombros dejándolo ligeramente holgado a la altura de la espalda alta; puede anudarse al frente o rodear los brazos para ser anudado a la espalda. Cuando es muy largo, se recomienda doblarlo por la mitad.

Chalina: Es similar a un chal, con la particularidad de que suele ser de tejidos ligeros y significativamente más angosta que éstos; suele usarse anudada al cuello o para cubrir esta parte del cuerpo; para disimular un escote o cubrir los hombros, etc. A diferencia del chal, al ser de tejidos ligeros no cubre del frío tan eficazmente, por lo que es considerada de fines decorativos para enriquecer el look. Es una herramienta muy útil para vestidos de noche y para sesiones donde se combinará lo religioso con lo social.

Rebozo: Lienzo rectangular típico mexicano que sirve para cubrir la parte superior del torso y la cabeza; se considera un producto del mestizaje. Suelen elaborarse de algodón, seda y artisela; llevan regularmente estampados muy pequeños y se caracteriza por los flecos laterales. Hoy, esta pieza tan emblemática del traje típico mexicano, puede verse en pasarelas y escenarios mundiales; aportando abrigo y elegancia a la vestimenta.

Pashmina: Es un abrigo rectangular que si bien, puede variar de tamaño, se ubica regularmente entre los 2 metros de largo y los 90 cm de ancho; su terminación a los costados suele ser con flecos de trencilla de este mismo material. La Pashmina debe su nombre al material con el que se hace: lana de cashmere (considerada la mejor del mundo) ya que se obtiene de una cabra llamada Chyanga, que sólo habita las zonas montañosas y desocupadas del Tibet, a unos 2,700 metros de altura; esta cabra, tiene la particularidad de tener pelos de tan solo 12-14 micras de espesor (el pelo humano es de 75). Si bien, la Pashmina de material “genuino” es sumamente costosa, en el mercado mundial podemos encontrar numerosas réplicas en tejidos menos delicados y que lucen de maravilla.

*Artículo de mi autoría, publicado en la revista Alejandro Cano Fashion & Livestyle, edición diciembre 2009.

viernes, 11 de diciembre de 2009

ANIMAL PRINT: Sexy & Chic consagrado en la moda

Osado, divertido y sobretodo sexy… el animal print ha estado presente en la moda por siglos y aunque, por mucho tiempo fue considerado vulgar, hoy se coloca como uno de sus ingredientes más importantes y como ésta, se renueva a cada temporada…

Si bien, el estampado de leopardo es el que más se lleva, las texturas y propuestas pueden abarcar gran parte de la fauna: cocodrilos, cebras, jirafas, víboras y tigres son también muy populares y podemos encontrarlos en diseños, modelos, accesorios y prendas para todos los bolsillos.

Aunque el animal print, es un elemento totalmente fashion, saturar tu outfit con sus propuestas puede llevarte al desastre, resultando un look excesivamente cargado y de mal gusto; por ello es importante aprender a combinarlo, pero ¿Cómo lograrlo?... ¡Es muy fácil! Procura combinar las prendas de animal print con otras de tonos afines en tejidos lisos y con accesorios de la misma gama cromática o bien, en colores neutros. Igualmente te recomiendo no crear híbridos, es decir: llevar al mismo tiempo un vestido de leopardo, con zapatos de cebra y bolsa de cocodrilo puede lucir un poco raro, por lo que es mejor llevar una sola especie encima. Recuerda esta regla de oro: vestir prendas de leopardo no te convierten en uno, por lo que no es preciso vestirse de pies a cabeza con este estampado; y si has decidido llevar estampados de este tipo prefiere también las prendas en tonos mate si es de día y los satinados para la noche; y por supuesto, la más importante: no olvides que existe gran cantidad de ofertas en el mercado de productos de animal print sintéticos y que con su consumo, evitamos el maltrato a los animales.

Explora las tiendas de nuestra ciudad y disfruta de esta propuesta por demás divertida haciéndola parte de tu guarda ropa; y sobre todo ¡Diviértete mucho experimentándolo para ser una verdadera fashionista!

* Artículo de mi autoría, publicado en la Revista Alejandro Cano Fashion & Lifestyle / Edición diciembre 2009.

martes, 1 de diciembre de 2009

¿En qué consiste un examen antropométrico?


Es la prueba que se realiza con la finalidad de conocer las proporciones corporales, determinar las simetrías y asimetrías en las medidas del cuerpo e identificar aquellos elementos característicos de la anatomía de cada individuo.

En el caso de la asesoría de imagen, los resultados de ésta prueba permitirán definir aquellos elementos de la vestimenta (ropa y complementos) idóneos para cada persona; las líneas y formas en la vestimenta e indumentaria, el volumen adecuado en las prendas; e incluso aquellos elementos que permitirán a cada persona potenciar sus cualidades y características positivas y neutralizar los inestetismos que pudieran presentarse en su anatomía.

La realización del examen antropométrico se lleva a cabo de la siguiente manera:

Fase 1: “De recuperación de información”

El cliente acude a una primera sesión con el asesor de imagen y este realiza un análisis de su estilo, forma de vida y necesidades específicas, etc. mediante la formulación de un cuestionario específico para tal fin; además de ello, recupera información sobre medidas y proporciones (toma de medidas con cinta métrica) y documenta mediante fotografías (frente – perfil – trasera) al cliente; para trabajar mediante ellas en el cálculo y medición de las proporciones corporales con un método especializado para tal fin. Duración fase 1: de 20 a 30 min.


Fase 2: “De presentación de resultados”
El cliente vuelve a la consultoría; en esta ocasión, el asesor le informará el resultado del análisis y de los resultados arrojados, entregándole para tal fin un informe detallado al cliente donde se especifican cada una de las características antropométricas encontradas en su persona. Así mismo, incluirá en dicho informe un módulo denominado “De asesoría” donde se indicarán cada una de las pautas de vestimenta e indumentaria idóneas para la complexión, proporciones corporales, características específicas y necesidades establecidas del asesorado; explicando cada una de estas pautas con la finalidad de que el cliente pueda asimilarlas y sea capaz de ponerlas en práctica. Duración fase 2: de 40 a 60 min.

¿Cuáles son las ventajas de realizarme un examen antropométrico?
Es ideal para hombres y mujeres, ya que la realización de este estudio te permitirá conocer mejor cada una de tus características personales anatómicamente hablando; y esto, te hará capaz de adaptar tu vestuario a tus necesidades específicas, potenciando lo mejor de ti y neutralizando aquellas características que así lo requieran. Te permitirá hacer más eficiente tu guardarropa, aprender a comprar sólo aquellas prendas que te favorecen y a conocer la mejor manera de sacarte el mejor partido para lucir más distinguido, más profesional, más elegante e incluso, más seguro de tu atractivo y con ello, más a gusto con tu propia imagen, proyectándolo hacia los demás.

¡No dejes pasar esta oportunidad de conocerte mejor, recuerda que aprender sobre uno mismo es aprender a disfrutarse!